El turismo va bien pero la inercia manda (Diari de Tarragona, página 8)