400 visitantes colaboran en un estudio para analizar la movilidad de los turistas en el centro histórico de Tarragona

Del 14 al 27 de julio, los técnicos del programa Tracking han llevado a cabo, desde el PCT de Turismo y Ocio y en colaboración con el Ayuntamiento de Tarragona, el trabajo de campo de un estudio piloto para analizar el comportamiento y la movilidad de los turistas en el centro histórico de la ciudad, conocido como ‘Part Alta’. Unos 400 visitantes han colaborado en esta fase, llevando encima un pequeño aparato de GPS (Sistema de Posicionamiento Global) que ha grabado el recorrido realizado durante su visita en este espacio.
Salvador Anton, director de programas del Consorcio MCTUR, explica que el programa Tracking es un programa innovador porque pretende ofrecer conocimiento preciso, útil y estratégico a los agentes públicos y privados, no sólo de lo que ya se sabe de los turistas tradicionalmente, sino sobre qué hacen éstos en los destinos, cuál es su presupuesto espacio/tiempo, en qué lugares se detienen y cuáles son de paso; y en este caso concreto: en el centro histórico de Tarragona.
Yolanda Pérez, asesora científica del programa Tracking y miembro del Grupo de Investigación de Análisis Territorial y Estudios Turísticos del Departamento de Geografía de la URV, comenta que el objetivo del programa es conocer los patrones de movilidad de los turistas en Tarragona. Además, un segundo objetivo es crear una aplicación informática que permita automatizar los procesos para analizar los datos obtenidos. Ha destacado que estudios como este normalmente se han llevado a cabo en espacios cerrados y que el realizado en Tarragona es una novedad en Europa.
Por su parte, Sergi de los Rios, presidente de Tarragona Turismo, señala que es importante que se haga este tipo de estudios en Vila-seca, en el Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio, y por ello Tarragona enseguida decidió colaborar.
Durante 15 días y once horas todos los días, 20 encuestadores, coordinados por dos técnicos del programa, han entregado los aparatos de GPS a los turistas que aceptaban colaborar con el proyecto. Los visitantes sólo tenían que llevarlo encima durante su visita al espacio, de forma que se registraba su recorrido.