'El reto de la desestacionalización y la diversificación de los mercados emisores'

Reproducimos el artículo publicado por el investigador del Observatorio del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya, Mohammed Mazroua, en el Diari de Tarragona el domingo 26 de marzo

 

Durante el año 2016, 5,6 millones de turistas se han alojado en establecimientos de turísticos regulados de la demarcación de Tarragona, generando 21,1 millones de pernoctaciones. El 52% de estas pernoctaciones han sido realizadas por turistas españoles mientras que el resto se reparte entre diferentes mercados internacionales, siendo los más destacados el francés (12%), el inglés (11%), el holandés (6%) y el ruso (5%).

Aunque todavía no llegan a recuperar los niveles anteriores a la crisis económica, las pernoctaciones registradas en 2016 representan un aumento del 9% respecto a 2015, consolidando la tendencia al alza que se observa desde el año 2010.

Pero si los datos de crecimiento del número de pernoctaciones son positivos, otros aspectos se mantienen estables y se pueden considerar retos pendientes. En particular, la estacionalidad y la dependencia de la actividad respecto a unos mercados determinados, que no manifiestan cambios sustanciales.

La estacionalidad es el desequilibrio temporal provocado, principalmente, por una mayor concentración de flujos turísticos en ciertos períodos del año. La estacionalidad tiene que ver tanto con factores de demanda como de oferta, y tiene consecuencias económicas, laborales, medioambientales y sociales negativas.

Tal como se observa en el gráfico, el indicador que sintetiza la concentración de las pernoctaciones por meses (desviación típica / media) nos indica que la demarcación no ha conseguido mejorar la estacionalidad de la actividad turística.

En lo que se refiere a la concentración de la actividad en determinados mercados emisores, hay que tener en cuenta que circunstancias como el Brexit, la volatilidad de los mercados monetarios, las tensiones geoestratégicas y la propia estacionalidad, hacen necesario plantearse su diversificación.

A través del índice de Herfindahl e Hirschman (IHH) se puede obtener una visión resumida de la concentración de los diferentes mercados emisores. Los resultados indican la excesiva dependencia de unos pocos mercados emisores y, especialmente, que igual que en el caso de la estacionalidad, esta situación no ha mejorado substancialmente en los últimos años.

Sin duda, las nuevas estrategias de comercialización que están siendo impulsadas en colaboración entre los agentes públicos y privados de la Costa Daurada y, en el corto plazo la próxima apertura de Ferrari Land, pueden ser de gran utilidad para ampliar la capacidad de atracción de turistas durante los diferentes períodos del año y diversificar su procedencia.

Gráficos en PDF